La tragedia del tráiler de Texas, deja al descubierto la crisis migrante

Migrantes

A medida que los familiares de las más de 60 personas hacinadas en la caja de un tráiler en San Antonio, Texas han comenzado a contar la tragedia, se ha identificado una narrativa en común: todos partieron a Estados Unidos en buscaba una mejor forma de vida, el llamado «sueño americano».

Entre los muertos había 27 mexicanos, 14 hondureños, siete guatemaltecos y dos salvadoreños, indicó Francisco Garduño, jefe del Instituto Nacional de Migración.

Todos pusieron sus vidas en manos de contrabandistas. Las noticias sobre el tráiler lleno de cadáveres horrorizaron a ciudades y poblados acostumbrados a ver cómo los jóvenes se marchan para huir de la pobreza o la violencia en Centroamérica y México.

El tráiler de la muerte

Aunque todo el mundo conocía los riesgos, mucha gente había llegado a salvo al otro lado de la frontera entre México y Estados Unidos con ayuda de contrabandistas, así que la noticia fue una conmoción.

El jefe del Departamento de Bomberos de San Antonio, Charles Hood, dijo que las personas murieron de agotamiento y exceso de calor dentro del camión, que no tenía aire acondicionado.

Las víctimas estaban «calientes al tacto».

El funcionario agregó que los sobrevivientes no parecían tener acceso a agua y estaban demasiado débiles para salir del camión por su cuenta.

El número de muertes por la tragedia del lunes en San Antonio fue el más alto jamás registrado en un intento de contrabando humano en Estados Unidos, de acuerdo con el agente especial interino de la división de investigaciones de Seguridad Nacional en San Antonio, Craig Larrabee.

¿Qué pasará con los implicados?

El chofer, de nacionalidad estadounidense, y otros tres hombres por su relación con la tragedia en la que murieron 53 personas, podrían ser condenados a pena de muerte o cadena perpetua, según ha detallado la Fiscalía de San Antonio.

Las autoridades estadounidenses identificaron al conductor como Homero Zamorano Jr., de 45 años, quien fue acusado de contrabando y homicidio. Zamorano vive en los suburbios de Houston y es oriundo de la ciudad de Brownsville, en la frontera de Texas con México, según la fiscalía.

El camión pasó el lunes un retén de la Patrulla Fronteriza al noreste de Laredo, en la carretera interestatal 35, confirmaron Cuellar y funcionarios mexicanos. El vehículo estaba registrado en Álamo, Texas, pero sus placas y logotipos eran falsos.

notas relacionadas