“Con los rótulos no”: La alcaldía Cuauhtémoc se queda sin color

Rótulos

Sandra Cuevas, alcaldesa de Cuauhtémoc, ha buscado imponer su forma de gobierno sin el consenso de los ciudadanos, consideran especialistas, sobre todo con el tema de los rótulos que fueron borrados sin consultar a nadie.

Todo empezó con un comunicado y continuó con un video. A finales de abril, la alcaldía Cuauhtémoc informó en un documento de que empezaba una “jornada integral de mejoramiento del entorno urbano” destinada a que “los comerciantes en vía pública conserven siempre limpia su área de trabajo”. 

Fue una decisión unilateral. La traducción a la realidad fue la siguiente: los puestos callejeros, esa parte tan indispensable del paisaje urbano de Ciudad de México, fueron teñidos de blanco y marcados con el logo de la administración.

Los expertos señalan que pintar puestos semifijos de la demarcación con los colores de su administración, y quitar los clásicos rótulos, demuestra que la funcionaria quiere tener controlada la demarcación sin importar la opinión de sus gobernados.

¿Qué dicen los vendedores?

“Para Doña Josefina las ofertas laborales a sus 56 años no existen, sobrevive gracias a un puesto, su única fuente de trabajo y su vida, el cual solicitó que pintaran y colocaran el logo de la alcaldía Cuauhtémoc y adecuarse al orden y disciplina de este nuevo gobierno”, posteó junto con una foto de una comerciante y su puesto metálico pintado de gris y blanco.

“No es orden y disciplina, es eliminar de nuestras calles la cultura chilanga. Orden y cultura es regulación y eso no se logra pintando tu logo horrible en los puestos”, dijo un usuario mientras degustaba de una torta cubana en uno de los puestos que ahora muestra el logro gris de la alcaldía.

El daño hecho por la alcaldesa de Cuauhtémoc a la imagen cultural y el patrimonio de la demarcación es irreparable, considera Hugo Mendoza, diseñador gráfico y miembro de la Red Chilanga en Defensa del Arte y la Gráfica Popular (Rechida).

El borrado de los rótulos es, además, un síntoma de otras cuestiones más graves, señalan expertos.

“Este tipo de acciones responden a otras dinámicas como la gentrificación o la turistificación”. También la subida de las rentas o la “llegada masiva” de extranjeros de países adinerados que elevan los precios y encarecen la vida para la población local. 

“La acción de borrar los rótulos, además de impositiva y autoritaria, nos presenta otros problemas: los comerciantes en la calle no tienen realmente derecho ni voz”.

Los comerciantes prefieren guardar el anonimato por miedo a represalias. Un joven que señala venir desde Oaxaca, luego de una estadía en los Estados Unidos, indicó que los obligaron a quitar los rótulos, además de otros adornos como banderas e imágenes de santos representativos de la religión católica. 

“Nos dijeron que despitáramos nuestros anuncios y ellos iban a poner los suyos y nunca te mandan un oficio, ellos ponen su ley y punto”, indicó un vendedor.

A los vendedores y dueños se les ordenó pintar los puestos de blanco y con el logo de la alcaldía Cuauhtémoc, sin que se consultara y con el fin de terminar con una representación gráfica que es tradicional de la cultura popular mexicana. 

notas relacionadas